https://www.gestiautotramitaciones.net/wp-content/uploads/2022/06/laptop-g004e446fd_1920.jpg¿Cómo funciona el contrato fijo discontinuo?

¿Cómo funciona el contrato fijo discontinuo?

A finales del mes de marzo en España entró en vigor el nuevo marco de contratación. Uno de los objetivos que pretende cumplir el nuevo panorama legal en el ámbito laboral es reducir la altísima temporalidad de empleo que existe en nuestro país. Y en este sentido cobra vital importancia la definición de un nuevo término: el contrato fijo discontinuo. 

Por esta razón, en las siguientes líneas te contamos cómo funciona este tipo de contrato y cómo puede afectar al mercado laboral español. 

¿Qué es el contrato fijo discontinuo?

El contrato fijo discontinuo es un contrato indefinido que se utiliza para empleos que se realizan de manera intermitente y cuya actividad depende de temporadas. Esto provoca que las empresas se vean obligadas a contar con el trabajador en diferentes momentos, dejando y retomando la actividad cada cierto tiempo. El contrato fijo discontinuo determina si el empleado está en baja o en alta dependiendo de la temporada, pudiendo cobrar su prestación de desempleo o trabajar en otro empleo en esas ocasiones sin actividad. Es decir, se formalizan y se aseguran los derechos del trabajador para un tipo de trabajo intermitente pero estable. Los empleados forman parte de la plantilla aunque no trabajen todo el año y tienen el derecho a ser llamados cuando se reinicie la actividad. 

La ley modifica también el plazo de encadenamiento de al menos dos contratos temporales para que pueda considerarse como una actividad laboral fija discontinua. Este plazo pasa de 24 meses en un periodo de 30 meses, a 18 meses en un periodo de 24. Esta es la condición para adquirir el tipo de contrato indefinido y su incumplimiento derivará en sanciones contra la empresa. 

El contrato fijo discontinuo como contrato indefinido

Es decir, aunque parezca un trabajo temporal, es legalmente indefinido porque no tiene fecha de finalización. Es un único contrato que se suspende y se activa sin necesidad de estar firmando contratos diferentes como ocurriría con uno temporal. 

Por ejemplo, si una empresa contrata a un socorrista durante tres meses al año, el empleado sabrá que tendrá esa actividad laboral en los tres meses de verano de forma indefinida y hasta que se finalice su relación laboral. Y, al igual que un contrato indefinido normal, en caso de despido el trabajador tiene los mismos derechos. Si se trata de un despido improcedente, le corresponderán 33 días de compensación por año trabajado, mientras que por despido objetivo serán 20 días. 

Esto significa una mejora considerable para el trabajador con contrato fijo discontinuo frente a los tipo de contratos temporales. Esto es porque en el caso de despido en los contratos temporales la compensación para el empleado es de 12 días por año trabajado. 

Características esenciales del fijo discontinuo

A modo resumen, se pueden destacar las principales características que definen este tipo de contrato: 

  • El contrato fijo discontinuo puede firmarse tanto para trabajos con jornada parcial como en empleos de jornada completa. 
  • Es necesario indicar el tiempo de duración estimado y que la jornada laboral que se va a realizar y distribuir se vea reflejada de forma orientativa. 
  • Respecto a las horas extra, solo podrán realizar horas complementarias los trabajadores con jornada parcial. 
  • El trabajador fijo discontinuo se reincorporará a la actividad laboral a través del llamamiento de la empresa con fechas establecidas. 

La temporalidad laboral en 2022 

Como características generales, las modificaciones en la reforma laboral sobre los contratos temporales señalan lo siguiente:

  • Los contratos de obra y servicio determinados se suprimen. 
  • Los contratos fijos discontinuos son indefinidos. 
  • Para acordar un tipo de contrato con una duración determinada hay que explicar las causas de la contratación temporal y justificarlo según las circunstancias. 

Esto afecta directamente a las empresas que solían recurrir a contratos temporales para trabajos estacionales o cuya producción dependen de temporadas. Con la nueva reforma laboral, deberán aplicar el contrato fijo discontinuo exceptuando dos casos concretos en los que sí se puede firmar un contrato temporal. Estos son:

  •  Contrato temporal por circunstancias de producción u oscilaciones de la demanda. El tiempo máximo permitido para este contrato temporal es de 6 meses con posibilidad de ampliación a 12. 
  • Contrato temporal por sustitución. Esto puede producirse en caso de sustituir a personas que estén en situación de suspensión con reserva de puesta de trabajo. Esto cubre la jornada reducida por causa legal o convencional o cubrir vacantes durante la fase de selección, en cuyo caso no se podrán superar los tres meses. 

Una nueva situación para el mercado laboral en España

La nueva normativa provocará un cambio en el paradigma del empleo y la contratación en España. El objetivo del Ministerio de Trabajo es reducir la temporalidad y la precariedad que ha caracterizado en cierta medida a la situación laboral en nuestro país. Según lo comentado por varios expertos, el contrato fijo discontinuo puede significar un buen avance.  Su implementación aumenta la estadística de contratos indefinidos, ya que muchos de los trabajos con contrato de fin de obra y servicio pasarán a ser fijos discontinuos. También influirá en el número de parados que registre la seguridad social. Esto se debe a que al finalizar un contrato temporal la persona quedaba registrada como parada, mientras que con un contrato fijo discontinuo aparece como “demandantes de empleo no ocupados”. 

Se deberá analizar cómo va evolucionando su aplicación en el mercado laboral español, pero por lo que se prevé, aunque no termine totalmente con la precariedad, sí parece que incrementara y garantizara la estabilidad para muchos trabajadores españoles. 

Descripción del autor

Yoseo Marketing

Sobre el autor:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos