Cómo cambiar una rueda de coche pinchada con total seguridad

Uno de los grandes temores de los conductores es sufrir cualquier contratiempo en carretera, especialmente cuando se viaja sin ningún acompañante; una de las situaciones desagradables pero a las que hay que hacer frente en caso de que ocurra es la de cambiar una rueda de coche, normalmente a causa de un pinchazo.

En este caso, es fundamental tener claras las premisas para completar el proceso de forma rápida y, sobre todo, segura.

Antes de empezar un viaje, es conveniente revisar que la totalidad de las piezas importantes del coche se mantienen en perfecto estado de mantenimiento: comprobar la presión de las ruedas, contar con un neumático de repuesto o contar con un kit antipinchazos son solo algunas de las principales medidas para viajar de forma segura en relación con el estado de las gomas.

Contar con las herramientas necesarias es la diferencia entre una operación segura y sencilla y la imposibilidad, incluso, de seguir adelante con el mismo vehículo.

El utensilio que facilitará sustraer el tornillo antirrobo, si lo usas, debes tenerlo a mano, aunque lo tengas escondido en algún rincón del coche para evitar sustos.

Cambiar una rueda de coche de forma segura

Ya sea un pinchazo o un reventón la causa que haya propiciado la necesidad de realizar el cambio de neumáticos, es clave contar con las instrucciones más precisas para desarrollar esta tarea con total eficiencia y seguridad.

Es cierto que, como en otras situaciones, la teoría puede parecer sencilla pero, a la hora de la verdad, es posible que influyan otros factores que compliquen la tarea, como tener prisa, estar bajo un calor sofocante, bajo un diluvio o nevada, que el pinchazo o reventón requiera una tarea más compleja para cambiar una rueda de coche.

Una de las recomendaciones más esenciales cuando se dan este tipo de situaciones es que te coloques en el lado contrario al tráfico, ya que será el modo más seguro de completar este cometido.

5 pasos esenciales para cambiar neumático de coche

A continuación, te exponemos las 5 claves para que cambiar neumático de coche en estas circunstancias sea un procedimiento totalmente seguro y efectivo.

Si notas un pinchazo, lo primero que debes hacer es reducir la velocidad paulatinamente con las luces de emergencia. Después de estas acciones, sigue las siguientes instrucciones:

  1. Detén el vehículo en un punto seguro: procura parar el coche en terreno firme y llano, poniendo el freno de mano y, en caso de que se produzca de noche, activa el alumbrado y las luces de emergencia.

Tras estas acciones a aplicar en el interior del coche, es momento de salir y colocar los triángulos de preseñalización de peligro con el chaleco reflectante puesto antes de salir del vehículo.

Recuerda también que es importante colocar correctamente los triángulos: en carreteras de doble sentido, debes colocar uno por delante y otro por detrás, a unos 50 metros de distancia para que se asegure su visibilidad a unos 100; en autovías y autopistas, que son de un solo sentido, solo hace falta colocar uno, también a 50 metros.

Ten mucha precaución a la hora de trabajar para este objetivo, activando el alumbrado que sea necesario para avisar a otros conductores.

Si consideras que es demasiado peligroso, no lo dudes y llama a asistencia en carretera.

  1. Llegó el momento: coge los elementos necesarios para completar este procedimiento, como la rueda de repuesto, el gato, la llave y el adaptador si tiene tornillos especiales de seguridad.

Antes de levantar el automóvil, debes aflojar las tuercas y retirar el tapacubos y los tornillos antirrobo en caso de que los incorpore. Coloca el gato en el punto del chasis indicado en el manual de instrucciones del coche.

  1. Cuando los tornillos ya estén aflojados puedes levantar el coche con el gato hasta que veas que la rueda a sustraer se haya levantado rozando el pavimento. Retira los tornillos y saca la rueda.

Un consejo que siempre viene bien es que pongas esa rueda fallida junto al gato, a modo de seguridad extra por si falla el gato.

  1. Pon la rueda de repuesto y ajusta los tornillos manualmente hasta que consideres que está bien apretada.
  2. Ya puedes bajar el coche y retirar el gato y la otra rueda cuando veas que el neumático nuevo toca el suelo.

Te recomendamos que hagas una nueva revisión de que los tornillos están bien apretados cuando hayas completado todo esto.

Otro aspecto a tener en cuenta al cambiar una rueda de coche es que debes atender a la etiqueta informativa de la rueda de repuesto, donde se indica la velocidad máxima que puedes alcanzar con esta nueva goma, la cual suele ser de 80 km/h.

Ya puedes emprender de nuevo la marcha. Como es lógico, debes circular con cierta precaución hasta que tengas la posibilidad de colocar una nueva rueda con las mismas prestaciones que el resto.

En Gestiauto Tramitaciones, estamos comprometidos con una experiencia de conducción óptima y segura, por lo que seguiremos ofreciendo a nuestros usuarios la mejor información para sus intereses.

Descripción del autor

Gestiauto Tramitaciones

Sobre el autor:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos