Transferir un vehículo con multas: ¿es posible hacerlo?

Si estás interesado en transferir un vehículo con multas y tienes dudas acerca de esta circunstancia específica, en este post nos encargamos de resolver tus dudas.

Antes de nada, conviene decir que la respuesta a esta cuestión es afirmativa, pero depende de varios factores que exponemos a continuación.

Las multas que pueden afectar a los conductores en relación con el uso del vehículo son muy diferentes en función de su severidad.

Así, la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial establece que las infracciones se clasifican en tres categorías: leves, graves o muy graves. 

El desvalor del comportamiento ilegal es la clave para establecer la diferencia entre estas tres categorías, así como poner en riesgo los bienes jurídicos protegidos.

Impedimentos para vender un coche con multas

Como hemos dicho, existen algunos matices para permitir transferir un vehículo con multas. Uno de ellos es la cantidad de multas que tenga y la gravedad de las mismas.

Número de multas

Una de las últimas modificaciones de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, que es la Ley 18/2009, supuso ciertas limitaciones a la hora de vender un coche que cuente con sanciones.

En concreto, su artículo 87 establece que “El titular de un vehículo no podrá efectuar ningún trámite relativo al mismo cuando figuren como impagadas en el historial del vehículo cuatro sanciones firmes en vía administrativa por infracciones graves o muy graves”.

Por tanto, no se puede transferir los vehículos sobre los que pesen 4 ó más sanciones firmes por infracciones graves o muy graves.

Sin embargo, por muchas multas que tenga el coche, si estas son leves, se puede vender el vehículo sin ningún problema.

Otra cuestión importante y sobre la que hemos pasado a la ligera: estas sanciones deben ser firmes, es decir, que no haya un recurso en marcha.

No hay que confundir estas infracciones con las que recibe el conductor por sus prácticas al volante: en este caso, se puede vender el coche sin limitación ninguna porque la deuda seguirá pesando sobre él hasta el día de la baja del vehículo o de la transferencia en cuestión.

Las multas que queden pendientes de pago se seguirán reclamando por vía administrativa al titular o conductor habitual del vehículo, incluso cuando este haya sido dado de baja.

Registro de vehículo de la Dirección General de Tráfico (DGT)

Otro aspecto importante para transferir un vehículo con multas es revisar el informe de registro de vehículo de la DGT: si encuentras alguna multa pendiente, no tienes por qué continuar con el trámite si no te convence este escenario.

Si, por el contrario, quieres seguir adelante a pesar de esta circunstancia, cuentas con otra opción: si como nuevo propietario no quieres cancelar la multa, puedes solicitar al vendedor los justificantes en los que se refleje que él ya se hizo cargo de ella. Si dice que no los tiene, podéis restar el valor de dichas sanciones al precio de la compraventa del coche.

Quién se ocupa del pago de multas pendientes

Si ya conoces que el coche tiene una multa pendiente de satisfacer, es conveniente averiguar en qué punto del proceso se encuentra. Esta cuestión es esencial porque entre el día de la infracción y el momento en que esta llega al Registro Civil puede transcurrir mucho tiempo:

  • Si la compraventa del vehículo se efectúa antes de que la multa se registe en el Registro Civil, el nuevo propietario no tendrá que abonar la cuantía establecida.
  • Si la operación se realiza después de que llegue la notificación a este organismo, será el nuevo titular quien tiene que pagarla.

Consejos si se va a vender un vehículo con multas

Algunos puntos importantes acerca de este escenario, desde ambos puntos de vista, son los siguientes:

  • Si el vendedor es consciente de la existencia de multas sobre el vehículo, es importante que se lo hagas saber a la persona interesada en su adquisición.
  • Sería conveniente que estés al día en cuestión de pagos relacionados con el coche para agilizar la operación y evitar posibles sanciones futuras.
  • El comprador tiene un plazo de 15 días para enviar al vendedor una copia de su permiso de circulación; si en este tiempo no se ha hecho el envío, este último puede notificar a Tráfico que ha vendido el coche para evitar futuras sanciones causadas por el nuevo propietario.
  • Al comprar, debes verificar que todos los datos que pretendes conocer son verídicos.

En Gestiauto Tramitaciones, disponemos de un equipo de profesionales de primer nivel especializados en este sector, agilizando todos los procedimientos necesarios para que los conductores de este país tengan su documentación en regla.

Conocemos todos los organismos a los que hay que dirigirse para completar estas operaciones con rapidez, precisión, seguridad y ahorrando tiempo y dinero.

Descripción del autor

Gestiauto Tramitaciones

Sobre el autor:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos