¿Es cierto que no puedo aparcar en mi vado sin que me multen?

Uno de los miedos a la hora de aparcar es encontrarte con una señal inequívoca que advierta de la prohibición de entrada y salida de vehículos de un garaje. No obstante, una cuestión realmente importante y que se repite entre los conductores es sobre si puedo aparcar en mi vado o no.

La proliferación de la zona azul o verde en las ciudades ha hecho que en muchos casos los conductores tengan que aparcar en sitios controlados como es un vado permanente, exponiéndose a multas de distinto tipo por ello.

¿Qué es un vado permanente?

Según la normativa de vado permanente, se trata de una licencia que otorga el ayuntamiento del municipio que reconoce y reserva a quien la solicita el derecho de entrada y salida en horario establecido, ya sea en una franja determinada por carga y descarga o durante las 24 horas.

Por tanto, no se reconoce ninguna reserva del espacio que existe frente a la puerta del garaje, sino que le da potestad para acceder al lugar donde dejará el vehículo.

¿Se puede estacionar delante de una señal vado propia?

La normativa de vado permanente dicta que esta señal muestra que el conductor ha pagado una tasa por poder pisar y atravesar la acera que da acceso al garaje en el que se encuentra la señal de vado.

En otras palabras, se paga por la posibilidad de entrar y salir de un local o vivienda a través de una autorización municipal. Por tanto, el vado permanente no supone un derecho de reserva de plaza ni es un seguro de contar con esa plaza siempre disponible para aparcar delante de la puerta del garaje.

Pagar cuanto vale un vado permanente -que suele rondar los 70 euros al año- supone la prohibición de estacionamiento sin ninguna excepción, ni siquiera la del vehículo de quien paga esa tasa anual.

¿A qué sanción o multa por aparcar en vado me expongo?

Lo cierto es que muchos piensan que es una situación en la que no debe haber mucho riesgo, ya que no sería lógico que un vecino denuncie el estacionamiento de un vehículo en un vado ajeno, aunque este sea de la misma persona que paga por ese permiso.

No obstante, se dan estos casos más de lo que la mayoría cree, por lo que definitivamente no puedo aparcar en mi vado.

Las multas a las que se exponen aquellos que aparcan en su propio vado son las mismas que se imponen a aquellos que estacionan en vados ajenos, además de la retirada del vehículo por parte de la grúa.

Por tanto, lo mejor es no arriesgarse a una sanción y evitar estacionar el vehículo frente a un vado, ni siquiera si es tuyo.

Descripción del autor

Gestiauto Tramitaciones

Sobre el autor:

CONTACTA CON EL AUTOR:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos

Current ye@r *