Echar gasolina a un diésel o viceversa: qué hacer ante este error

Echar gasolina a un diésel o viceversa puede ser una situación muy traumática, ya que lo primero que se le viene a la cabeza a uno es que ha “matado” a su coche, como si de un disparo letal se tratase.

En Gestiauto, estamos comprometidos con el cuidado de los vehículos, por lo que te ofrecemos la mejor información para no perder la calma ante esta situación.

¡Que no cunda el pánico! No es el fin de tu coche

No se trata, además, de una situación extraordinaria o poco frecuente: al contrario, se estima que más de 70.000 conductores se equivocan al echar combustible en el depósito de su coche.

Ya puedes planear un viaje que, sea por un despiste, el nuevo etiquetado de gasolina o porque te encuentras estresado, no es tan difícil equivocarse. Por ello, es mejor seguir estas indicaciones y así evitar males mayores.

Echar gasolina a un diésel: consecuencias

Como es evidente, no es bueno echar gasolina al diésel, por lo que tendrás que asumir sus consecuencias.

Si te ocurre alguna vez, prepara el bolsillo y sigue los siguientes consejos:

  • Si te das cuenta pronto, llama a la grúa para que lleve el vehículo a un taller y lo vacíen por completo y lo vuelvas a llenar hasta los topes de gasóleo. La razón de que puedas minimizar daños de esta forma es que la densidad de la gasolina es inferior al carburante de los motores diésel, lo que hará que en los primeros momentos se quedará en la parte superior del depósito.
  • Si no te das cuenta a las primeras de cambio, el coche funcionará a tirones y generará ruidos extraños. En este caso, detén el vehículo cuanto antes y llévalo para que retiren todo el carburante del interior del depósito. Al haber transcurrido cierto tiempo, es posible que se hayan dañado algunas piezas, como los inyectores o la bomba de inyección.

Reparación de echar gasolina a un diésel

Aquí viene, quizá, la cuestión que más aterra a los conductores, la de cuánto cuesta la reparación de echar gasolina a un diésel: tienes que contar con un mínimo de 100 euros, a lo que habría que añadir el desplazamiento del automóvil con la grúa si no está cubierto por la póliza del seguro, o los posibles daños en las piezas que haya provocado este error.

Echar diésel a un motor gasolina

Es evidente que echar diésel a un motor gasolina no es la mejor forma de ahorrar combustible.

Este caso es más complicado, especialmente en los últimos años, ya que la boca del depósito del coche movido por gasolina es más pequeña que la manguera del surtidor del combustible diésel. Hasta hace unos años, el diámetro era estándar para cualquier tipo de carburante.

Aún así, si igualmente te has equivocado al echar diésel a un motor gasolina, el vehículo se parará pronto porque el gasóleo no se evapora y no arde con la chispa de la bujía. Además, este carburante pesa más, entrará en el circuito de alimentación mezclado y provocará los conocidos como tirones hasta que se detenga.

En este caso, lo mejor será vaciar el depósito por completo y limpiarlo todo, incluido el desmontaje y sustitución de diferentes componentes.

Descripción del autor

Gestiauto Tramitaciones

Sobre el autor:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos