Cómo dar de baja un vehículo de forma temporal o definitiva

Los coches, como cualquier otro objeto, tienen fecha de caducidad, que puede aparecer con el paso del tiempo o repentinamente a causa de un accidente o avería. Si esto ocurre, es necesario tramitar la baja del vehículo, ya sea de forma temporal o definitiva.

Lo más importante en estos casos es conocer cómo dar de baja un vehículo para evitar posibles sorpresas como multas por abandono o cobros del seguro y otros impuestos al no haber presentado la documentación reglamentaria.

Cómo dar de baja un vehículo

Los trámites para dar de baja un vehículo son más sencillos de lo que puede parecer en un principio. Lo primero a tener en cuenta es que deberás contactar con un desguace autorizado como Centro Autorizado de Tratamiento (CAT) o con la Jefatura Provincial de Tráfico. En el primer caso, únicamente podrás dar de baja tu vehículo de forma definitiva; en el segundo, podrás escoger entre la baja definitiva o la baja temporal.

Para realizar cualquiera de estos trámites, será necesario presentar una documentación de forma general, que es:

  • Fotocopia del DNI del titular por ambas caras.
  • Ficha técnica del vehículo.
  • Permiso de circulación del vehículo.

Además, para coches que tengan menos de 10 años, se podrá realizar una tasación del mismo que sería abonada al propietario en el momento de su retirada.

Baja temporal de un vehículo

Una baja temporal se puede solicitar por diversos motivos que no impliquen la destrucción del vehículo. Por ejemplo, en caso de robo o sustracción, por motivos de traslado, por entregar el coche a una empresa de compra venta, etc. En estos casos, únicamente será necesario acudir con la documentación del vehículo a la Jefatura Provincial de Tráfico para solicitar la baja.

Eso sí, esta baja solo podrá concederse si el vehículo se encuentra estacionado en un garaje, ya sea público o privado. Si el coche está aparcado en la vía pública y se da de baja, el propietario se enfrenta a una multa por abandono, que puede ir desde los 600 euros hasta los 600.000, si es que provoca algún tipo de daño al medio ambiente.

Durante este periodo de baja temporal, el propietario del vehículo estará exento de pagar Impuestos de Circulación (IVTM), al igual que no tendrá que disponer de póliza de seguros o tener en regla la Inspección Técnica del Vehículo (ITV).

Baja definitiva de un vehículo

Una baja definitiva se puede cursar fácilmente bien para un coche que esté dado de alta o para uno que esté dado de baja de forma temporal. El proceso suele ser gratuito llamando directamente a un desguace que disponga de la certificación de Centro Autorizado de Tratamiento. Los profesionales del desguace se encargarán incluso de la retirada del vehículo mediante una grúa, de modo que no importará el estado en el que se encuentre. El propio CAT se encargará también de realizar el resto de gestiones pertinentes, evitando así que el propietario tenga que acudir a la Jefatura de Tráfico a presentar la documentación.

Una vez reciclado el vehículo, el CAT enviará al propietario el Certificado de Destrucción, documento que tendrá que entregarse posteriormente a las oficinas municipales y a la aseguradora para dar de baja el Impuesto de Circulación y el seguro.

Ahora que ya sabes cómo dar de baja un vehículo, realiza el proceso de acuerdo a la normativa para evitarte multas o gastos innecesarios. Y si realizar todo el trámite te resulta demasiado tedioso, contacta con nuestro servicio profesional de gestiones y déjalo todo en nuestras manos.

Descripción del autor

Gestiauto Tramitaciones

Sobre el autor:

CONTACTA CON EL AUTOR:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos

Current ye@r *