Pruebas de coches nuevos y crash test

Las pruebas de coches nuevos son un proceso largo, costoso y a menudo tedioso para los fabricantes de vehículos. Estas pruebas tienen como objetivo fabricar vehículos que cumplan con los estándares de seguridad establecidos por las autoridades, que resistan el uso normal del consumidor y alcancen el punto óptimo entre la demanda del cliente y la rentabilidad.

Qué es un crash test

Una de las pruebas más conocidas es el crash test donde se pone a prueba la protección del coche frente a todo tipo de choques. Para que sea lo más realista dentro del coche se colocan maniquís a tamaño real para emular a los pasajeros. Dependiendo del propósito de la prueba, el maniquí va sin sujeción o está protegido por un cinturón de seguridad y un airbag.

Aquí tienes una muestra de este tipo de tests:

Además de las pruebas de choque, los fabricantes de automóviles deben realizar una plétora de mediciones de calidad. Estas pruebas son realizadas por los propios fabricantes para refinar sus vehículos tanto como sea posible. Aquí hay algunas preguntas que los fabricantes deben contestar:

  • ¿Cómo de ruidoso es el interior de la cabina? ¿Cuánto ruido proviene del motor? ¿Cuánto  de fuera?
  • ¿Cuánto ruido crean los neumáticos que entran en contacto con el pavimento?
  • ¿Cuánta vibración hay a diferentes velocidades?
  • ¿Cómo de rápido es el sistema de aire acondicionado o el calentador?
  • ¿La calidad coincide con otros productos de esta marca? ¿Iguala o supera las ofertas de la competencia?
  • ¿Estamos cumpliendo con nuestros propios estándares sobre cuán nítidos y precisos son los detalles del automóvil?
  • ¿Qué combinación de tren de transmisión proporcionará una eficiencia de combustible óptima a la vez que se satisfacen los requisitos de emisiones?
  • ¿Cómo se reduce el peso sin comprometer la seguridad o la comodidad?
  • ¿Cómo funciona el automóvil en condiciones extremas?

Los resultados de la prueba pueden requerir un replanteamiento exhaustivo de cómo funciona una parte o un conjunto de partes. Para asegurarse de que todo el proceso de prueba se realiza según lo programado, los fabricantes fabrican varias “mulas de prueba” o automóviles de preproducción para realizar pruebas. De esta forma, se pueden diseñar y experimentar múltiples sistemas a la vez.

Como suelen ser trabajos sin terminar que no se pueden vender ni poner en garantía, la mayoría de las mulas de prueba simplemente se envían a la trituradora una vez que se termina su trabajo.

La idea detrás de las pruebas de automóviles es que permiten a los fabricantes resolver los posibles problemas de un modelo antes de que entre en producción. Es mucho más barato eliminar un problema con un producto antes de comenzar a producirlo en masa que descubrirlos cuando ya están en el mercado y tratar de solucionarlos después.

Descripción del autor

Gestiauto Tramitaciones

Sobre el autor:

CONTACTA CON EL AUTOR:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos

Current ye@r *