Cuáles son las luces antiniebla obligatorias y cuándo activarlas

En estos días de temperaturas bajo cero, es muy frecuente que te encuentres con bancos de niebla en las carreteras. Por ello, en este post vamos a explicarte cuáles son las luces antiniebla obligatorias y en qué momento hay que activarla en estos episodios meteorológicos de escasa visibilidad donde hay que extremar las precauciones al máximo.

Luces antiniebla obligatorias

Estos faros se activan en determinadas condiciones de escasa o nula visibilidad, especialmente en invierno, como en situaciones de niebla intensa. Si las llevas puestas en otros momentos o no las activas en circunstancias que las requieren, la multa que conlleva puede ascender hasta los 200 €. Por ello, creemos conveniente aclarar ciertos aspectos sobre el correcto uso de las luces antiniebla.

El empleo de las luces antiniebla obligatorias está regulado por el Reglamento General de Circulación, que estipula que los faros antiniebla mejoran la visibilidad en la carretera en momentos de niebla, lluvia muy intensa, tormenta, nube de polvo o fuerte nevada.

Cuando usar las luces antiniebla delanteras

En el caso de niebla suave (sin visibilidad a 50-100 metros del morro del coche), nube de polvo o lluvia intensa es cuando se pueden usar las luces antiniebla delanteras, así como las de cruce o largo alcance. Son en estos casos cuando se puede utilizar las luces antiniebla delanteras.

Cuando utilizar las luces antiniebla traseras

Las luces antiniebla obligatorias serán las traseras en el caso de condiciones meteorológicas muy adversas, tales como una niebla densa (sin visibilidad a 10-20 metros del morro del vehículo), lluvia muy intensa, fuerte nevada o densas nubes de humo o polvo.

Cuando no activar las luces antiniebla

Tienes que tener siempre presente que las luces antiniebla pueden ser realmente molestas en condiciones en las que no son estrictamente necesarias, en especial las traseras, que pueden entorpecer en gran medida la visibilidad de los que te acompañan en la carretera.

En los casos que no se contemplan anteriormente, no se deben usar estos faros, siendo especialmente perjudicial en los siguientes casos:

  • Lluvia suave: el brillo que genera estas luces lo hace bastante molesto a los demás usuarios ya que se reflejan en las gotas que se quedan en el parabrisas y dificulta su visibilidad.
  • Condiciones óptimas de visibilidad: no debes usar las luces antiniebla en tiempo seco y sin niebla porque deslumbrarás al resto de conductores en la conducción nocturna con el destello de estos faros.

Por tanto, te habrás dado cuenta de que, al fin y al cabo, no se tratan de criterios fijos sino de opiniones subjetivas a las que se tiene que someter la decisión de activar o no las luces antiniebla obligatorias.

Solo cuando creamos que los demás tendrán dificultades para verte, en las condiciones que hemos explicado anteriormente, es cuando estarás seguro de que haces bien encendiendo las luces antiniebla.

Descripción del autor

Gestiauto Tramitaciones

Sobre el autor:

CONTACTA CON EL AUTOR:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos

Current ye@r *