¿Cuánto tiempo puede estar un coche parado por el Estado de Alarma?

Seguro que te has preguntado ya cuánto tiempo puede estar un coche parado debido a la situación excepcional en la que se encuentra el país debido al Estado de Alarma para la contención del coronavirus.

En este post vamos a darte la respuesta a esa cuestión de cuánto tiempo puede estar un coche parado, que tanto preocupa a miles de conductores que están sufriendo los efectos de las restricciones de movilidad.

Realmente, ¿cuánto tiempo puede estar un coche parado sin que afecte a su rendimiento?

El Estado de Alarma decretado por el Ejecutivo en busca de frenar el avance imparable de la propagación del coronavirus ha obligado a millones de españoles a cambiar drásticamente su modo de vida, ya no solo pensando en el confinamiento en casa, sino también en la utilización de su vehículo.

Una gran proporción del parque de vehículos del país se ha visto abocado a su detención por un período que, aún hoy, es indefinido.

No obstante, son muy diferentes las recomendaciones para el mantenimiento del vehículo en esta circunstancia según las condiciones o necesidades del vehículo: los kilómetros que tenga recorridos, si está aparcado al aire libre o bajo techo, etc.

Está claro que lo ideal sería que tu vehículo se resguarde a cubierto, completamente limpio y de forma segura.

Componentes que pueden verse afectados en este período

Los estragos de mantenerlo inactivo puede afectar a diferentes elementos esenciales para su funcionamiento, como son los siguientes:

  • Neumáticos: estos componentes pueden ver mermadas sus prestaciones al deformarse por el peso del coche, que se estabiliza sobre ellos al estar detenido y ejerce una fuerza mayor que si se utilizara con frecuencia. Una posible consecuencia de esta circunstancia es que, cuando lo vuelvas a usar, notes ciertas vibraciones o ruidos en la dirección. Lo idóneo, en este caso, es colocar unas borriquetas que corrijan este defecto o hinchar las ruedas 1,5 bar por encima de la presión recomendada por el fabricante para que su superficie no quede tan pegada al suelo.
  • Aire acondicionado: este es otro de los elementos a los que hay que prestar especial atención, ya que es el responsable de la lubricación de muchas piezas y de desempañar los cristales en épocas de bajas temperaturas. Se recomienda que se ponga en marcha el aire acondicionado, al menos, una vez al mes para evitar problemas.
  • Motor: el propulsor del coche es otro de los componentes que necesitan moverse, aunque sea de vez en cuando, para ralentizar su desgaste (al contrario de lo que se suele pensar de que, precisamente parado es como se previene el deterioro).
  • Aceite: el hecho de tener parado un vehículo puede incidir en gran medida en que se produzcan pequeñas fugas de aceite internas que afecten a otros componentes.
  • Frenos: el líquido del freno puede deteriorarse también estando parado, ya que es un componente hidrófilo, lo que supone que, entrando en contacto con el agua de la atmósfera, puede dañarse.
  • Batería: tener parado un coche puede ser letal para la batería, ya que incide en una mayor velocidad de descarga de la misma y, por tanto, acortar su ciclo de vida, el cual suele ser de unos 4 años. Puedes contribuir a prolongar su vida útil desconectando la batería durante el parón (siempre atendiendo al manual del vehículo).

Estos son algunos de los componentes que más pueden sufrir el parón de actividad de los automóviles. Los consejos que hemos proporcionado solo son válidos en los casos de coches en garajes particulares, puesto que aplicarlos en la vía pública aún no son una causa justificada de movilidad.

No obstante, siempre que esta situación de Estado de Alarma no se alargue más allá de varias semanas (como parece previsto), no debería haber mucha preocupación sobre cuánto tiempo puede estar un coche parado, ya que, en este caso, sus efectos serán mínimos (aunque no esté de más aplicar los consejos mencionados).

Medidas inversas cuando todo vuelva a la normalidad

En busca de asegurarnos que todo funciona correctamente cuando la situación vuelva a la normalidad, tendrás que realizar el proceso inverso a lo estipulado, verificando que todos los componentes importantes funcionan correctamente.

Lo más esencial será revisar el estado de la carga de la batería, los niveles de líquidos (aceite, refrigerante, dirección y frenos) y que no haya ninguna fuga. 

Además, es importante comprobar las sensaciones y el tacto de pedales y palanca, en busca de un rendimiento óptimo.

Tras estos primeros pasos, deberás encender el motor y escucharlo, en busca de cualquier ruido inusual que pueda preocupar. Mueve el coche al ralentí y comprobarás todo mejor, incluidas las luces (emergencia, intermitentes, faros) sistemas electrónicos, etc.

Es evidente que estas comprobaciones deben realizarse al aire libre, evitando garajes cubiertos en los que se podrían acumular gases contaminantes procedentes del motor.

En Gestiauto Tramitaciones estamos completamente concienciados con las necesidades de este momento y proporcionamos todas las facilidades posibles a quienes necesiten nuestros servicios para contribuir en la medida de lo posible a la devolución a la normalidad en el menor tiempo posible.

Descripción del autor

Gestiauto Tramitaciones

Sobre el autor:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos