Conducir con lluvia: 5 consejos para que no sea un problema

El otoño se va acercando y con él un incremento considerable de precipitaciones respecto a los meses anteriores, por lo que es fundamental conocer algunos consejos sobre conducir con lluvia para que no nos pille desprevenidos y podamos circular de forma segura en estas circunstancias.

5 consejos para conducir con lluvia

En nuestra gestoría de tráfico en Madrid, estamos comprometidos con el cuidado de los conductores, tanto en sus trámites administrativos como en sus modos de conducción en circunstancias complicadas. Por ello, en este post te ofrecemos 5 consejos fundamentales para conducir con lluvia minimizando riesgos.

En muchas ocasiones, la lluvia aparece de repente, casi sin avisar, en forma de tormenta pasajera que puede descargar elevadas cantidades de agua sobre los vehículos que circulan por las carreteras, por lo que cualquier planificación de viaje puede irse al traste teniendo que modificar los modos de conducción debido a esta adversidad climatológica.

  1. Revisa las ruedas: aunque vigilar el dibujo de las ruedas es obligatorio en todo momento, aún se antoja más indispensable en momentos de lluvia, puesto que unos neumáticos desgastados excesivamente hará que el vehículo pierda mucha adherencia y, por tanto, no desaloje la cantidad de agua necesaria para la estabilidad del automóvil.
  2. Distancia de seguridad: si la distancia de seguridad es fundamental en todos los momentos, en lluvia es aún más importante, ya que la capacidad de frenada se reduce considerablemente, requiriendo más metros para detenerse. Por lo tanto, deja un espacio mayor al vehículo que circula por delante para prevenir posibles -y desagradables- alcances.
  3. Evita los charcos: no hay que infravalorar esta medida, ya que los charcos pueden ser verdaderos escollos si quieres completar el viaje que te habías propuesto, puesto que no se sabe con exactitud la dimensión del mismo: si alberga poca agua, solo levantarás agua, pero si su profundidad es mayor, se puede dar un pinchazo, desllantar o quedarse atascado.
  4. La visibilidad: como es lógico, en circunstancias de precipitaciones se reduce el alcance de visión de los conductores, por lo que deberás activar las luces para ver y también para que te vean, pudiendo incluso recurrir a los antinieblas en casos extremos. 
  5. Precaución en todos los tipos de lluvia: en muchas ocasiones, los conductores se pueden confiar si ven que lo que hay es una débil llovizna, un error frecuente porque en las primeras gotas, el agua se mezcla con el polvo y la grasa del asfalto, lo que consigue una reducción sensible de la adherencia; en cambio, en lluvias intensas, puedes caer en el conocido como aquaplanning, un fenómeno que se puede dar si se mantiene la misma conducción que en seco, por lo que se recomienda una conducción más sutil, levantando el pie en vez de frenar y manteniendo estable la dirección en lugar de giros bruscos.

Por tanto, recuerda que, ante todo, precaución y suavidad en la conducción cuando debas conducir con lluvia.

Descripción del autor

Gestiauto Tramitaciones

Sobre el autor:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos