Cómo saber si tengo el impuesto de circulación pagado

Una de las principales preguntas de los conductores que van a comprar o vender su coche, así como en otras circunstancias durante el tiempo que permanece el automóvil en propiedad del mismo, es cómo saber si tengo el impuesto de circulación pagado, en busca de la tranquilidad por tener en regla esta obligación inherente a la movilidad con estos vehículos.

Es más cotidiano de lo que puede parecer: no saber si se ha abonado el importe correspondiente a esta tasa es algo que puede ocurrir y, por ello, muchos se preguntan cómo saber si tengo el impuesto de circulación pagado o no.

Antes de nada, es importante contextualizar acerca de este impuesto para entender la importancia de tenerlo al día.

Qué es el impuesto de circulación

También conocido como Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), se trata de un desembolso fijo y obligatorio destinado a aquellos propietarios de vehículos que deben gravar esa titularidad del automóvil matriculado, constatando que son aptos para su movilidad por la vía pública.

Se trata de una tasa que empezó a funcionar en España a principios de 1990, cuando los ayuntamientos comenzaron a ser los encargados de recaudarlos, como hoy en día, por lo que es el consistorio de la localidad en la que está empadronado el usuario del coche donde hay que dirigirse para cumplir con este deber.

Qué vehículos están sujetos a este impuesto

Todos los automóviles matriculados en España tienen el deber de abonar esta cantidad , incluidos los que cuentan con algún tipo de permiso temporal o especial y los de matriculación turística.

Están exentos, eso sí, los vehículos oficiales, los de líderes diplomáticos, los que usan los profesionales sanitarios en su labor, los automóviles en propiedad de personas de movilidad reducida con un grado de discapacidad igual o superior al 33%, el transporte público urbano que consta de más de nueve plazas y la maquinaria que cuenta con la Cartilla de Inspección Agrícola.

Cuándo se cobra 

El IVTM se devenga, normalmente, el 1 de enero, que es el primer día del ciclo impositivo, a excepción de cuando se adquiere un vehículo nuevo, que, entonces, será inmediatamente después.

Sin embargo, conviene recordar que estos plazos dependen en gran medida de cada Comunidad Autónoma, que decide cuándo se abona este pago y cómo (domiciliación, abono directo en el ayuntamiento o el banco, por internet o por teléfono.

Y ahora sí, respondamos a la cuestión que nos ha traído hasta este post: cómo saber si tengo el impuesto de circulación pagado.

Cómo saber si tengo pagado el impuesto de circulación

Como hemos dicho anteriormente, se trata de una de las cuestiones más importantes que se tienen en cuenta en una transferencia de vehículos, ya que sin esta tasa pagada, es imposible para el comprador realizar el cambio de nombre.

Por ello, si estás pensando en vender tu automóvil, ten esto en cuenta porque podría ser un factor clave para perder la venta.

La clave: el informe DGT

Para el vendedor, responder a esta pregunta tiene tres posibilidades:

  • Revisando el extracto bancario y verificando que ha sido ya retirado.
  • Contactando con el ayuntamiento de la localidad de residencia de la persona que traspasa el coche.
  • Informe DGT: este documento se puede obtener vía online mucho más rápido que acudiendo en persona a algún centro de esta institución y en él se reflejan todos los datos relacionados con las obligaciones del conductor con Tráfico, por lo que se puede detectar si hay algún pago no efectuado y que puede ser un impedimento para la transacción.

Precisamente, es este documento el que tienen en común tanto vendedor como comprador cuando se preguntan cómo saber si tengo el impuesto de circulación pagado.

Este informe procedente de los registros de la Dirección General de Tráfico contempla numerosos aspectos, como el número de propietarios anteriores, los períodos en que estuvieron en las diferentes manos, el año en el que se efectuó la primera matriculación, el kilometraje o el historial de mantenimiento, entre otros aspectos importantes.

Se trata, por tanto, de un certificado de autenticidad de la información más esencial acerca del funcionamiento de un determinado vehículo, sin posibilidad de falseo, al contar con el sello de esta institución dedicada al control y administración fundamental para los conductores.

En él, puedes comprobar que todo lo que te ha contado el vendedor es cierto y que no hay “gato encerrado” en la operación de compraventa.

Si necesitas acceder a este documento o a cualquier otro relacionado con las necesidades de los usuarios de automóviles, no dudes en solicitarlo a una gestoría de tráfico especializada en estas cuestiones, ya que agilizaremos estos trámites gracias a nuestros conocimientos y una larga trayectoria en la cual hemos solucionado todas las solicitudes de nuestros clientes, ávidos de una solución rápida, segura y precisa para aquello que tienen que cumplimentar.

Descripción del autor

Gestiauto Tramitaciones

Sobre el autor:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos