Cadenas del coche para la nieve: tipos, cómo elegirlas y montarlas

Las primeras nevadas ya han llegado a nuestro país y es conveniente tener presentes todas las instrucciones para disfrutar de una conducción totalmente segura en circunstancias adversas, como es la elección y la colocación de las cadenas del coche para la nieve.

Ante la llegada del invierno, además de conocer cómo quitar el hielo del parabrisas, debes saber todo acerca de las cadenas del coche para la nieve, esenciales para desplazarte minimizando riesgos sobre un pavimento delicado.

Ten en cuenta que las medidas de seguridad más esenciales para circular en entornos en los que es muy frecuente la aparición de nieve también incluyen que tengas a mano neumáticos de invierno, cuya composición está pensada para actuar con seguridad en estas situaciones especiales.

Aunque muchas personas que viven en zonas cálidas, donde apenas aparece la nieve, piensen que esta información no va con ellos, lo cierto es que contar con cadenas del coche para la nieve siempre es un plus de confianza y tranquilidad ante cualquier circunstancia climatológica adversa en algún viaje o (nunca se sabe) en su zona de residencia.

Por ello, desde nuestra gestoría de Tráfico, donde estamos comprometidos con la máxima seguridad y confort en estos momentos y te sugerimos que, aunque no vivas en zonas especialmente frías, cuentes con cadenas del coche para la nieve que te salven en casos como estos.

Tipos de cadenas del coche para la nieve

Debes tener en cuenta que existen en el mercado distintos tipos de cadenas del coche para la nieve.

Entre las más comunes y eficaces, destacamos las siguientes:

  • Cadenas metálicas: es la versión más utilizada en los entornos con nieve copiosa, versiones formadas por eslabones metálicos. Se trata de la opción más adecuada en términos de relación calidad-precio, debido a la gran eficacia que tienen en cualquier intensidad de nieve. En cambio, uno de sus hándicaps es el montaje, que para muchas personas puede verse algo complicado.
  • Cadenas líquidas: aunque se llamen así, no se trata de ninguna cadena al uso, sino de un spray que, aplicado sobre la banda de rodadura del neumático en busca de ganar adherencia en un momento en que sea necesario. No obstante, se trata de la opción menos fiable en situaciones de nevada copiosa o intensa.
  • Cadenas textiles: su aliciente está en su gran ligereza por su escaso peso y en su facilidad para hacer movimientos muy similares a cuando no las llevas incorporadas. así como por la sencillez para montar este manto de tela sobre la banda de rodadura.
  • Cadenas compuestas o de red: aunque son muy parecidas a las cadenas de tela, en este caso consta de cables de plásticos cubiertos con textiles y se necesita una mayor tensión para ajustarlas al neumático. Se trata de una de las opciones más resistentes y duraderas y la más recomendada para un uso frecuente.
  • Cadenas semiautomáticas: se trata de uno de los modelos más caros pero se trata de uno de los tipos de cadenas del coches para la nieve más duraderos y eficaces. Consta de una parte fija, que se adhiere a la llanta, y una que se monta y desmonta según las necesidades de cada momento. Por ello, es muy común en los vehículos de alta gama que suelen transitar por zonas frías y donde abundan los días de nieve.

Decidir entre uno u otro modelo, por tanto, dependerá del estudio del contexto, del entorno en el que te sueles mover o las necesidades del vehículo.

Cómo montar las cadenas del coche metálicas

Aunque, como has comprobado, hay una amplia variedad de modelos de cadenas del coche para la nieve, te ofrecemos la información sobre cómo montar las cadenas del coche para la nieve en una de las más comunes y eficaces, las metálicas y las de tela.

Antes de nada, es conveniente que sepas que las cadenas solo son instalables en las motrices, por lo que en los coches de tracción delantera, hay que colocarlas en las frontales, en los de tracción trasera, en los neumáticos posteriores, y en los de tracción 4×4, sería ideal hacerlo en las cuatro ruedas, con preferencia en las delanteras si no cuentas con suficientes productos de este tipo.

Piensa también que lo más propio es que las montes cuando el coche se encuentre sobre hielo o nieve, ya que puedes dañar las llantas y el neumático si ruedas sobre asfalto sin estas condiciones complejas. Siempre debes colocarlas en un lugar seguro, con las señales de emergencia necesarias y el chaleco reflectante.

Las cadenas metálicas constan de un aro rojo que te servirá de guía para su instalación, ya que debes procurar su colocación en la parte posterior del neumático, abrazándolo, para distribuir el resto de eslabones hasta rodear la parte externa y visible del mismo, procurando que coincidan el eslabón central con el centro de la banda de rodadura.

Esta versión cuenta con tensores, que sirven para unir dos extremos de las cadenas para ajustarlas a la perfección a las dimensiones de la rueda. Desplaza el vehículo una vez que lo hayas hecho y detenlo para terminar de adaptar estas cadenas a la perfección.

De todos modos, es conveniente que sigas las instrucciones impuestas por el fabricante para asegurarte de que completas este proceso de forma correcta y disfrutas de una conducción segura en cualquier circunstancia.

Descripción del autor

Gestiauto Tramitaciones

Sobre el autor:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos