Atascos de coches: Por qué se producen y cómo evitarlos

Este verano, como todos, se espera millones de desplazamientos en las carreteras españolas y eso significa también decenas de atascos. Una situación por la que todos pasamos demasiado a menudo y que puede hacer que empecemos las vacaciones con mal pie.

¿Alguna vez te has preguntado por qué se producen los atascos de coches? Te lo vamos a contar, incluyendo lo que más te interesa, cómo evitarlos.

Por qué se producen los atascos de coches

Muchos coches circulando por la misma vía, es uno de los ingredientes fundamentales para la formación de atascos. Accidentes en la vía, lluvia u otros factores ambientales provocan bajas en la velocidad media que también pueden desembocar en embotellamientos.

Según la DGT, cada carril de una autovía tiene una capacidad para que circulen un máximo de 2.200 vehículos/hora aproximadamente. Los atascos aparecen cuando la circulación se acerca a ese límite. Por ejemplo, ya a partir de 1.700 vehículos/hora cualquier maniobra como cambiar de carril puede causar una caída brusca en la velocidad de la marcha.

Cómo evitar los atascos en carretera

Sal antes: Lo mejor es que salgas de casa lo antes posible, los más madrugadores tienen más probabilidades de llegar a su destino sin haber cogido demasiadas retenciones. Por norma general evita los días y horas con mayor densidad de vehículos.

Planifica tu ruta: Hay muchas rutas alternativas para llegar a un mismo punto y no todas son igual de frecuentadas. Las rutas menos habituales suelen ser más largas pero muchas veces lo que pierdes en kilómetros lo ganas en tiempo al evitar los grandes atascos.

Otras recomendaciones son circular por carreteras lo más regulares posible, eso es sin curvas y cuyo número de carriles permanezca invariable.

Usa el GPS: Estaría bien que alguien calculase por ti la ruta más rápida, ¿verdad? Por suerte ya existen herramientas así. Un GPS como el de Google Maps ofrece la ruta más rápida para llegar del punto A al punto B con datos reales del tráfico en ese momento.

Conduce con precaución: Nada de cambios bruscos ni conducción agresiva. Ten en cuenta que la forma en la que conduce no solo puede ponerte en riesgo a ti, sino también a todos los que van en la carretera.

El mayor atasco de la Historia se produjo en 2010 en China, concretamente en la autopista que une Tíbet con Pekín. Las cifras asustan: 100 kilómetros de retención y conductores encerrados más de 11 días en sus vehículos, avanzando a una media de un kilómetro al día.

Descripción del autor

Yoseo Marketing

Sobre el autor:

CONTACTA CON EL AUTOR:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos

Current ye@r *