El aire acondicionado del coche huele mal, ¿qué puedo hacer?

Con las elevadas temperaturas que se experimentan en verano, los vehículos necesitan un medio para refrescar el interior del habitáculo pero este mecanismo puede sufrir algunos problemas que compliquen sus prestaciones, como, por ejemplo, cuando el aire acondicionado del coche huele mal.

En estas circunstancias, es fundamental mantener en perfecto estado este recurso tan esencial para garantizar el bienestar de su conductor y los demás ocupantes del automóvil, especialmente cuando acucia el sofocante calor que se sufre en numerosos territorios de nuestro país.

De hecho, se estima que más de un tercio de los trabajos en los talleres son relacionados con el arreglo de averías del aire acondicionado o de la climatización. Uno de los problemas más comunes relacionados con este componente es el mal olor que se origina en su interior.

¿Por qué puede darse este problema?

Una de las causas más comunes de este problema es que se acumule humedad en los conductos del sistema del aire acondicionado. Esa humedad será la que provoque la aparición de bacterias y moho.

Aunque la mayoría de los sistemas de ventilación de los automóviles modernos están diseñados para prevenir su aparición, en algunas ocasiones este cometido no se consigue. Al ser tubos por los que suele circular aire y líquidos, es lógico que puedan originarse estos agentes.

Otra de las posibles razones de este problema es que los filtros que se encargan de impedir el paso de partículas al interior del coche estén sucios, por lo que ese mal olor pueden ser percibidos por los ocupantes.

Qué hacer si el aire acondicionado del coche huele mal

Para evitar este problema, existen varias medidas importantes:

  • Intenta encender el sistema con frecuencia: tener apagado durante mucho tiempo el sistema de aire acondicionado es una de las causas que pueden contribuir a este problema. Intenta encenderlo, al menos, unos 5 minutos al mes para que fluidos circulen por los conductos y así evitar cualquier riesgo.
  • Desmontar el sistema y limpiarlo a fondo: otra solución es sacar todo el equipo del aire acondicionado para secarlo y limpiarlo a fondo, eliminando cualquier acumulación de agentes que provoquen el mal olor. Puedes hacerlo por tu cuenta o acudir a un taller para que lo hagan de una forma más metódica.
  • No ponerlo al máximo de potencia desde el principio: este es uno de los errores más frecuentes de quienes se desplazan en vehículos en verano, ya que se busca la mayor refrigeración cuanto antes. Este hecho puede suponer una mayor y más rápida condensación, consiguiendo así más humedad en los conductos. En este sentido, se aconseja bajar las ventanillas en el momento de subirse al coche para que circule el aire del habitáculo antes de encender el aire acondicionado.

Aunque exista en el mercado una amplia variedad de sprays y difusores que camuflan este mal olor pero, a la larga, puede ser contraproducente, por lo que es conveniente actuar con alguna de las anteriores medidas.

En nuestra gestoría de tráfico, estamos comprometidos con la mejor experiencia de los conductores, en materia de bienestar y, sobre todo, de higiene, como ocurre en este caso

Descripción del autor

Gestiauto Tramitaciones

Sobre el autor:

No hay comentarios

Dejar un comentario

Reiniciar los campos